Una mirada a la Colombia hoy con la pandemia del covid19




Por: Arnulfo Hernández
Integrante de la Junta de Vigilancia de la Cooperativa UTRAHUILCA


Al desprestigio por corrupción hay que sumarle la protesta generalizada que provocan las medidas anti populares que impone el Gobierno, que pretende sofocar con persecución y exterminio de líderes sociales, opositores y ex combatientes.

Un salvavidas ‘le cayó del cielo’ al régimen el pasado 6 de marzo, cuando se contagiaron de Coronavirus los primeros colombianos; porque si el Ñeñe virus coloca a tambalear al Gobierno, el Covid-19 tiende una cortina de humo a su precaria gobernabilidad.

En igual forma a la crisis sistémica que sufre el capitalismo, esta pandemia de Coronavirus le ofrece un respiro inmenso, porque desde la última Guerra Mundial concluida hace 75 años, hasta ahora, la humanidad vuelve a resistir una embestida de manipulación de información, miedo y control social como la presente, dirigida a aplastar el pensamiento crítico y a disolver la protesta social.

Así como la pandemia es una oportunidad para las clases dominantes, también entraña riesgos porque crea nuevos factores de desaceleración económica, cuando el sistema ya venía desde el año anterior con una “situación peligrosamente vulnerable”.

La sociedad colombiana amenazada como viene por reformas antisociales como la pensional, la laboral y otra tributaria, enfrenta ahora la cruda realidad de no contar con un sistema de salud pública capaz de enfrentar la pandemia, porque para el Gobierno neoliberal la salud es un negocio y no un derecho fundamental. Crisis humanitaria que incorpora otro motivo para proseguir la lucha contra el corrupto régimen imperante. Uribe y Duque decretaron una Emergencia Sanitaria para acabar la movilización, pero los dirigentes del Paro Nacional han llamado a mantener la agenda de lucha, conscientes que la única lucha que se pierde, es la que se abandona.