Hay mucho por hacer en casa




Por: Alexis Tovar Espitia
Grado: 1102
Colegio cooperativo UTRAHUILCA


La cuarentena y su constante extensión nos han tomado a todos por sorpresa, pues nadie estaba preparado para que el mundo entero entrara en tal situación con el fin de detener la epidemia nacida en una de las grandes potencias.

Creo que hablo por muchos cuando digo que lo primero que se siente es quizás disgusto, porque simplemente se deshacen todos los horarios y todas las rutinas que normalmente cumplimos; no podemos salir a hacer lo que debemos o lo que nos gusta, no podemos reunirnos con nuestros amigos, hacer planes, en fin, simplemente no podemos abandonar nuestros hogares.

Personalmente entiendo que es una medida obligatoria necesaria para controlar la enfermedad que se ha venido esparciendo por todo el mundo, por lo tanto no tengo ninguna queja contra esta norma. Tal como mencioné antes, queda la espina de tener que abandonar las rutinas que normalmente llevamos a cabo pero eso no significa que nosotros no podamos aprovechar la cuarentena.

Asimismo, cuando abandoné la idea de salir (por las medidas establecidas por el gobierno nacional) me di cuenta que en mi hogar existen muchas cosas por hacer, incluso más de las que hay afuera, desde compartir tiempo con mi familia hasta hacer las cosas que más me gustan. Cuando comprendí eso pude inferir que muchas veces nos ocupamos tanto en las rutinas que formamos a lo largo del tiempo, que nuestra vida y nuestros horarios son tan apretados que no nos queda tiempo para nosotros.

Obviamente se escucha por todos lados el disgusto de la gente, afirmando sentirse cansada y aburrida de la situación. Por mi parte es bueno haber podido cambiar mi rutina, porque aunque muchos digan que no, hay tantas cosas por hacer en casa que incluso estando todo el día en ella no nos alcanza el tiempo. Hay muchas cosas que se pueden hacer en el seno del hogar como estudiar, practicar nuestros hobbys, y cada una de aquellas tareas que habíamos olvidado desarrollar.

No todas las personas tienen los mismos gustos y algunos están tan cerrados en sus planes y salidas que no son capaces de comprender el placer de tener tanto tiempo en casa para fortalecer no solo nuestra mente y nuestro cuerpo sino también nuestro corazón.