Aseo City, el sueño de una laboyana perseverante



Por: Karla María Salas Cuéllar

De las adversidades pueden nacer grandes oportunidades, eso lo sabe claramente doña Olga Milena Cañón Samboni, una laboyana emprendedora que de pequeñita soñó con crear empresa, y luego de hacerle el quite a muchos infortunios, desde hace trece años se levanta cada mañana a abrir las puertas de su propio negocio: Aseo City.

Es un almacén de implementos de aseo para el hogar y de línea institucional que está ubicado en el centro de Pitalito. Ofrece al mayor y al detal enceres entre los que se encuentran jabón en polvo, jabón líquido de manos en varias presentaciones, hipoclor, ambientador para pisos, traperos, escobas, guantes y limpia telarañas.

Antes de ser propietaria de Aseo City, doña Olga Milena fue empleada por un año del local, para entonces le trabajaba al esposo de una familiar. No le tocó nada fácil, pues mientras se acreditaba el negocio tuvo que vender puerta a puerta y a pie por las calles del municipio, sin contar que debía salir desde muy temprano de casa hacia el trabajo porque vivía en la vereda Montañita y no tenía medio de transporte.

La emprendedora mujer evoca esos años del pasado: “Me pagaban $200.000, era muy poquito y sin prestaciones ni ningún otro beneficio, pero estaba muy contenta, tenía trabajo; me dio duro trabajar en ventas, porque siempre había trabajado en casa de familia, pero soñaba en grande y por eso seguí en la lucha.

Para su fortuna, a los tres meses de haber empezado a trabajar le subieron el sueldo a $300.000 y ya no tenía que salir a ofrecer los productos.

Por cosas de la vida el dueño del negocio falleció, razón por la cual su esposa decidió vender el negocio y como bien lo menciona doña Olga, ni siquiera supo cómo lo hizo, pero lo compró y ahí empezó a hacerse realidad su sueño de niña. “Para ese entonces salió un proyecto de UTRAHUILCA con microempresarios, debíamos estudiar unas capacitaciones del Sena y listo me hicieron mi crédito y fue una bendición, el local siempre ha estado en el mismo lugar y a mi nombre se registró el 7 de febrero de 2007”, dice con orgullo la humilde mujer.

La buena atención así como el precio y la calidad de los productos son el gancho con el que doña Olga, su esposo y su hijo mayor han logrado mantener ese sueño que ahora es familiar. Hoy en día, Aseo City fabrica sus propios traperos y gracias al arduo trabajo y la credibilidad que se ha sabido ganar; doña Olga ha hecho contratos con instituciones para proveer sus propios traperos y demás insumos.

Leiby Johanna Tovar Tejada, asistente encargada de la cooperativa UTRAHUILCA agencia Pitalito nos describe a la asociada “Es una señora muy emprendedora, muy persistente porque a pesar de que le ha tocado muy duro, se levanta y sigue trabajando, ella consigue por un lado y por el otro para poder sostener su negocio y sostener su familia. A propósito ella es proveedora de la cooperativa, ella nos suministra las cosas de aseo, lo que es alcohol, antibacterial y todo lo que es para hacer limpieza de pisos”.

Consulta la versión completa en el PDF de nuestro Periódico en la página 5 aquí: